febrero 1st, 2016

1 febrero

El euribor baja hasta el 0,042 % en enero

febrero 1st, 2016

cuentaviviendaEl principal índice de referencia de los préstamos hipotecarios (euríbor) baja hasta el 0,042 % en enero. El índice euríbor, que es utilizado como principal referencia para fijar el tipo de interés de los préstamos hipotecarios concedidos por las entidades de crédito españolas, bajó en enero hasta el 0,042 % desde el 0,059 % del mes anterior.

Tomando como referencia los últimos 12 meses, el índice registra un descenso de 0,256 puntos.
El euríbor se calcula con los datos de las principales entidades de la zona del euro y consiste en el
tipo de interés medio de contado para las operaciones de depósito de euros a plazo de un año.

Los datos correspondientes al mes de enero muestran también un descenso, hasta el 0,042 %, del
míbor, el tipo interbancario a un año que servía de referencia oficial del mercado hipotecario para las
operaciones realizadas con anterioridad al 1 de enero de 2000.

Estos índices de referencia para el mercado hipotecario son válidos a partir de su publicación en el
BOE, lo que normalmente se produce unos días después de su difusión por el Banco de España.

¿Y si el banco te pagara por tu hipoteca? Un sueño que podría hacerse realidad

febrero 1st, 2016

Sueño 21 febContratar una hipoteca y en lugar de pagar intereses todos los meses que el banco te los devuelva. Este es el sueño de muchas familias, que durante décadas destinan una parte de su sueldo a saldar la deuda con el banco.

Aunque parece una situación poco probable y digna de una película de ciencia ficción, la realidad no está tan lejos. ¿La razón? El principal índice de referencia, el euríbor a 12 meses, se encuentra camino de cotizar en negativo y, lógicamente, esto afectaría de forma directa a los hipotecados. El comparador de productos financieros HelpMyCash.com nos trae un análisis sobre el efecto que tendría sobre una hipoteca un euríbor negativo y quiénes podrían beneficiarse de ello.

¿Cómo afectaría a la hipoteca un euríbor en negativo?

La cifra más baja de la historia ha sido la de la última jornada de enero, al 0,015 %. A la espera de la confirmación del Banco de España, la media del mes será de 0,042 %. Esto significa que el euríbor ya se encuentra por debajo del precio del dinero de la zona euro, que actualmente es de 0,05 %.

Para entender mejor el efecto que tendría un euríbor negativo, imaginemos una hipoteca contratada en 2008 con un interés de euríbor + 0,50 %. Todos los meses, la cuota a abonar corresponde al valor del euríbor más el diferencial. Pero si el índice alcanzara cifras negativas, con valores por debajo del 0,50 %, el resultado sería la devolución de los intereses, por parte del banco al cliente.

¿Realmente, se llegará a esta situación?

En los años en los que el euríbor estaba por las nubes (en 2008 llegó a cotizar al 5,38 %) los diferenciales de las hipotecas eran mucho más bajos que los de los años posteriores a la crisis. Como los bancos se aseguraban ingresos gracias al euríbor, se podían permitir diferenciales increíblemente bajos.

Actualmente, que el banco pague al hipotecado ya está ocurriendo en las hipotecas para empresas. Éstas están referenciadas a euríbor a 3 meses, que cotiza en valores negativos. Sin embargo, el comparador advierte, que a un hipotecado común le resultará más complicado conseguir que el banco llegue a pagarle por su hipoteca, por diversas razones:

Si el euríbor baja del 0 %, para que el banco tuviera que devolver la parte correspondiente de intereses, tendría que cotizar por debajo del diferencial. Eso significa que solo se podrían beneficiar de ello los hipotecados con diferenciales realmente bajos.

Los nuevos contratos de hipotecas ya estipulan que si el euríbor es negativo, el interés aplicable será de 0 %.
Es probable que, en el caso de que el euríbor llegara a cuotas negativas y los bancos comenzaran a perder mucho dinero, se aprobara algún Decreto ley que estipule un interés mínimo al 0%.

Para pagar lo mínimo de hipoteca, lo más importante es conseguir un diferencial bajo, que no tenga comisiones y que no obligue a vincularse con muchos productos.

5 alternativas para evitar el impago de la hipoteca

febrero 1st, 2016

1FEBLas condiciones económicas de una familia pueden cambiar a lo largo de la vida de la hipoteca. Las mismas garantías que empujan a una pareja a hipotecar sus próximas décadas en el pago de una vivienda pueden volverse en su contra al cabo de los años. Atravesar un bache económico a causa de la pérdida del empleo o por otras razones, repercutirá en el pago de la cuota hipotecaria. Sin embargo, si nos anticipamos al problema y actuamos con previsión, podremos capear el temporal y no perder la hipoteca negociando alternativas de pago con el banco.

Según la guía gratuita de HelpMyCash.com sobre qué hacer cuando no se puede pagar la hipoteca, existen 5 opciones para evitar el impago del préstamo hipotecario.

1. Ampliación de plazo

Cuando tengamos el menor aviso de que nuestra economía puede empeorar debemos acudir a nuestro banco y comentarle nuestra situación para encontrar soluciones que nos permitan no perder la vivienda y al banco cobrar su deuda. Entre las diferentes alternativas podremos ampliar el plazo.

Al incrementar el plazo de nuestro préstamo hipotecario conseguiremos reducir la cuota mensual, aunque para eso el importe de la hipoteca aumentará, ya que se incrementarán los años durante los que tendremos que devolver la deuda.

2. Carencia hipotecaria

La carencia puede ser la solución cuando se atraviesan dificultades económicas puntuales, pero nunca puede convertirse en un recurso habitual. Esta práctica nos permite dejar de pagar la hipoteca o parte de ella durante un tiempo, pero tras la carencia el importe a devolver se incrementa. Podemos distinguir dos tipos de carencia:

 Carencia parcial: durante el tiempo que se pacte con el banco (suele ser como máximo de 3 años) solo pagaremos de la cuota la parte proporcional a los intereses o alcapital. Si solo abonamos los intereses, a la conclusión de la carencia de capital, seguiremos debiendo el mismo capital al banco.

 Carencia total: nos permite dejar de pagar la hipoteca durante un período de tiempo determinado. Tras la finalización del plazo de carencia, seguiremos debiendo el mismo capital, pero los intereses aumentarán porque el plazo se incrementa.

 

3. Reunificación de deudas

Si nos hemos endeudado demasiado y no podemos hacer frente al pago de la hipoteca, podemos agrupar las diferentes deudas (préstamo personal, hipoteca, tarjeta de crédito, etc.) en un único préstamo con garantía hipotecaria, con un único interés y con un plazo más largo.

Pero debemos tener en cuenta que esta es una solución muy cara, que conlleva unos gastos que se incluirán en el importe total de la deuda. Por lo que si fallamos en el pago de alguna de estas cuotas acabaremos perdiéndolo todo, no solo la vivienda.

4. Alquilar o vender la vivienda

Si no es posible llegar a un acuerdo con el banco y sacar adelante alguna de estas opciones, tendremos que adoptar otra decisión como alquilar o vender el inmueble. En realidad, antes de comenzar a acumular impagos es mejor deshacernos del problema.

Si disponemos de algún familiar que pueda acogernos mientras atravesamos estos malos momentos económicos, la opción indicada sería alquilar el inmueble para seguir pagando la hipoteca con lo que percibamos del alquiler.

Sin embargo, si no disponemos de esta posibilidad podemos plantearnos la venta de la vivienda. Aunque, esta opción tiene un inconveniente, y es que el valor de la vivienda actual está muy por debajo que hace unos años, por lo que si vendemos la vivienda, lo haremos por un precio bastante inferior.

5. Solicitar la dación en pago

La dación en pago es un recurso al que acudir cuando los demás pasos no han dado sus frutos; sin embargo, conseguir la dación en pago en nuestro país no es tan fácil ya que no es obligatoria por contrato.

enero 25th, 2016

25 enero 16

Las socimis vuelven a dar vida al sector inmobiliario

enero 25th, 2016

SOCIMI-e1358505712216Los años de las inmobiliarias y el boom bursátil quedaron atrás con el desmoronamiento de compañías de volumen como Martinsa- Fadesa, Reyal-Urbis… Sin embargo ahora, por segundo año consecutivo, las socimis (sociedades anónimas cotizadas de inversión inmobiliaria) vuelven a dar vida al sector inmobiliario español cotizado.

“La capitalización del sector inmobiliario en bolsa ha crecido desde los mínimos de 3.620 millones de mayo del 2012 a los cerca de 13.000 millones a cierre del 2015, de los que dos tercios pertenecen a las 14 socimis cotizadas más Hispania”, señala el informe de mercado 2015 de Bolsas y Mercados Españoles (BME). Estas compañías tenían una capitalización conjunta a finales de la última semana de 6.118 millones. Como a todas las cotizadas, el arranque del año les ha llevado a perder valor.

Las socimis entraron con fuerza en el mercado español en el 2014 y continuaron su desarrollo a lo largo del año pasado. Las tres grandes, Merlin Properties, Axiare Patrimonio y Lar España, captaron 2.177 millones de euros a través de cuatro ampliaciones de capital el pasado ejercicio. A ese importe hay que añadir los casi 95 millones obtenidos por las ocho sociedades incorporadas al mercado alternativo bursátil (MAB) en el 2015 y los 337 millones conseguidos por Hispania, cotizada propietaria de una socimi. En total, los recursos captados por las socimis se elevaron a 2.602 millones en el 2015.

Las dos primeras socimis que inaguraron el mercado alternativo bursátil fueron Entrecampos Cuatro y Promorent a finales del 2013. En el 2014, debutaron cuatro ( Merlin Properties, Axiare Patrimonios, Lar España Real Estate y Mercal Inmuebles). En el 2015, se sumaron ocho (Zambal Spain, Uro Property Holdings, Fidere Patrimonio, Trajano Iberia, Zaragoza Properties, Corpfin Capital Prime Retail y Obsido), lo que dobló el número de firmas de un año antes.

“La negociación en el MAB de estas sociedades supone poner en valor este tipo de compañías y dar dinamismo y visibilidad al sector inmobiliario, el más duramente golpeado por la crisis económica, tras la enorme burbuja especulativa que se generó en el mismo en los años previos al 2007”, reza el informe.

Las socimis son la adaptación española de los vehículos de inversión inmobiliaria REIT, que funcionan en otros países de la Unión Europea. Tienen que contar con un capital social mínimo de 5 millones de euros y es obligatorio que coticen en mercados regulados o en sistemas multilaterales de negociación, como es el caso del MAB español.

Las socimis no pagan impuesto de sociedades y gozan de una bonificación del 95% en el de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados. A cambio, están obligadas a distribuir el 80% de los beneficios obtenidos por rentas de alquiler y el 50% en caso de venta de activos. La mayoría cotizan en el MAB, pero las tres grandes lo hacen en el mercado principal ( Merlin, Axiare y Lar). Los inversores extranjeros controlan el 6%, 62% y 55%, respectivamente.

Interés bajo y poca vinculación para conseguir una hipoteca barata

enero 25th, 2016

billetesymonedasEl mercado hipotecario actual ofrece un amplio abanico de posibilidades para conseguir una hipoteca con un bajo interés. Sin embargo, un diferencial bajo no siempre garantiza que acabemos firmando una hipoteca barata, ya que este tipo de préstamos hipotecarios suelen exigir la contratación de varios productos vinculados para disfrutar de un bajo interés.

Entonces, ¿existen las hipotecas con un bajo interés y poca vinculación?

Un diferencial por debajo del 1,25 %. Si nos centramos en las hipotecas a tipo variable, que es la opción mayoritaria para financiar una vivienda en el mercado español, un diferencial competitivo sería aquel que se situara por debajo del 1,25 %.

Por lo tanto a la hora de solicitar una hipoteca, la primera parte de la ecuación que deberíamos cumplir es compara hipotecas con un diferencial por debajo de ese porcentaje. Sin embargo, la mayoría de los préstamos hipotecarios que ofrecen un diferencial tan corto suelen incluir demasiados productos vinculados.

En cuanto a la vinculación, debemos establecer una diferencia, por un lado existe una vinculación gratuita, que no nos genera gastos extra como domiciliar la nómina o domiciliar recibos. Y, por otro lado, está la vinculación con coste, como la contratación de seguros (vida, hogar, desempleo), planes de pensiones, tarjetas, etc.

Para conseguir una auténtica hipoteca barata, tendremos que buscar ofertas que también incluyan la segunda parte de la ecuación, poca vinculación. Actualmente, se considera que una hipoteca tiene poca vinculación cuando nos exige contratar como máximo dos productos con coste: seguro de vida y seguro de hogar.

 

¿Se puede repetir la burbuja inmobiliaria de 2008?

enero 25th, 2016

ipvHace tiempo que escuchamos como los bancos han vuelto a prestar dinero. Además, según la agencia comunitaria de estadística Eurostat, el valor de la vivienda en España ha aumentado un 4,5 % durante el tercer trimestre de 2015 y las hipotecas para financiar la adquisición son mucho más baratas que en los últimos años.

A muchos les suena el escenario y lo comparan con el principio a la burbuja inmobiliaria que estalló en 2008. Entonces, ¿estamos ante una segunda burbuja inmobiliaria? ¿Repetiremos los errores que cometimos hace 8 años? El comparador financiero HelpMyCash.com nos trae las claves para entender el mercado inmobiliario actual.

Desde el comparador señalan que lo más probable es que no nos encontramos ante una nueva burbuja inmobiliaria y que esta no se repetirá ni a corto ni a medio plazo. Así que de momento podemos estar tranquilos porque no hay riesgo de que la economía vuelva a estallar. La principal razón es que el mercado hipotecario actual es mucho más sano que el que teníamos antes de que llegara la crisis económica.

Ya no todo el mundo puede convertirse en propietario y mucho menos, acceder a una hipoteca. Los bancos exigen un mínimo de solvencia, con ahorros e ingresos estables. Tanto entidades como clientes son conscientes de que no se pueden arriesgar a perder su hogar por no poder pagar la hipoteca. Sin embargo, lo que se conoce como burbuja forma parte de los ciclos de las finanzas, por lo que no se puede negar al 100 % que a largo plazo, cuando nos olvidemos de lo que ocurrió en 2008, nos veamos inmersos en otro.

Los motivos que nos condujeron a la burbuja inmobiliaria y la consecuente crisis económica son varios. Una de los principales factores fue que no existía una barrera de entrada para conseguir una hipoteca. Los intereses estaban por los suelos y la única forma que tenían los bancos de asegurarse muchos ingresos era concediendo muchos préstamos hipotecarios. Además, se trataba de hipotecas con un riesgo muy alto, ya que la financiación solía ser superior al 100 % del precio de la vivienda y los que accedían a ellas dedicaban más de la mitad de su sueldo a pagarla. De sobra conocemos las consecuencias. Así que, todos los que quieran una hipoteca ahora deberán aportar ahorros de más del 30 % del valor de la vivienda y nunca destinar más del 30 % de los ingresos mensuales a pagar las cuotas. España se caracteriza por ser un país de propietarios, pero después de la crisis económica los contratos de alquiler han ido ganando terreno.

Según datos de Arrenta, ya representan el 41,7 % los jóvenes que prefieren vivir de alquiler. Además, las hipotecas que hoy en día nos parecen muy baratas, no lo son tanto como las que se firmaban antes de la crisis.

HelpMyCash.com opina que ahora es un buen momento para comprar, ya que tanto la vivienda como las hipotecas se comercializan a precios bajo.

enero 18th, 2016

18enero2

Hipoteca con carencia o con un diferencial bajo

enero 18th, 2016

darselamanoContar con un diferencial bajo en la hipoteca es el objetivo de la mayoría de las personas que se encuentran buscando financiación para comprar una vivienda. Sin embargo, el interés no lo es todo, existen otras condiciones que pueden hacer mejor una hipoteca como la vinculación, las comisiones, el plazo, o la carencia, una ventaja que no todos los préstamos hipotecarios incluyen y que sin embargo puede ser de gran ayuda.

La carencia de la hipoteca permite dejar de pagar una parte de la cuota de la hipoteca, o la totalidad de la cuota durante un período de tiempo determinado. Por lo tanto si la hipoteca incluye esta ventaja, el hipotecado podrá hacer disfrutarla sin tener que negociarla con el banco.

La carencia total o parcial es un recurso que puede ser de gran ayuda si estamos atravesando un problema de liquidez puntual, ya que de esta forma dejaremos de pagar la hipoteca o reduciremos la cuota, durante un periodo de tiempo, que suele ser como máximo de 3 años.

Otra circunstancia en la que se agradece contar con carencia hipotecaria por contrato es al  inicio de la hipoteca. Algunas entidades como Laboral kutxa ofrecen un periodo inicial de 12 meses de carencia. De esta forma, el primer año podremos afrontar otros pagos como la compra de muebles o electrodomésticos.

Sin embargo la carencia hipotecaria tiene varios inconvenientes: aumenta el plazo y el importe final del préstamo hipotecario. Si solicitamos una hipoteca parcial solo pagaremos la parte proporcional de la cuota destinada a intereses, pero no amortizaremos capital, por lo que cuando acabe la carencia, seguiremos debiendo el mismo capital.

Tener una hipoteca con carencia es una muy buena opción, pero según el comparador financiero HelpMyCash.com, antes de fijarnos en la carencia, es mejor negociar una hipoteca con un diferencial bajo, porque al fin y al cabo la carencia es un recurso eventual y el interés de la hipoteca influye mensualmente en la cuota.

Por lo tanto, la mejor opción es conseguir una hipoteca con un bajo diferencial, y si es posible que cuente también con carencia. En el mercado actual existen hipotecas que combinan las dos variantes.