El Salón Inmobiliario de Madrid recibió más de 60.000 visitas

El Salón Inmobiliario de Madrid (SIMA) cerró sus puertas el sábado pasado registrando más de 60.000 visitas durante los cuatro días en que estuvo abierto al público, según fuentes de la organización. Días en que no faltó afluencia de visitantes solicitando información, formalizando reservas o comprando una vivienda en los ‘stands’ de las empresas que acudieron al certamen.

En la presente edición, la feria ocupó una menor extensión del recinto ferial del Ifema de Madrid. Acudieron al certamen 220 empresas, instituciones públicas y entidades financieras. Entre ellas, destacó la presencia de sólo cinco grandes inmobiliarias (Metrovacesa, Vallehermoso, Reyal Urbis, Acciona Inmobiliaria y Afirma).

Según las mismas fuentes de la organización, los promotores presentes en SIMA vieron “superadas sus expectativas”, dado que, según aseguran, aumentaron el número de ventas respecto a la edición de 2008.

Más información: Europa Press

SIMA de Madrid: Bancos frente a Promotores

La tradicional amistad entre bancos y promotores ha dado paso a un conflicto de intereses derivado del cambio de roles que se ha producido en la escena inmobiliaria. El sector financiero se queja de que ha tenido que cambiar deuda por pisos para evitar que los ratios de morosidad se disparen aún más. Los promotores subrayan, por su parte, que las viviendas que venden los bancos suponen una competencia desleal tanto en precio como en ventajas de financiación.
Las dos partes se han visto las caras en la Conferencia Inmobiliaria que precede tradicionalmente al Salón Inmobiliario de Madrid y, desde el primer momento, han dejado claras las posturas, según informa el Diario ABC.
La banca, en boca del presidente de su patronal, Miguel Martín, asegura que sólo cuando se aleje el «fantasma» de un derrumbe de los precios inmobiliarios podrá restablecerse la normalidad en la concesión de hipotecas.
Complementariamente, recordó que debería «evitarse que el precio de los activos se degrade exageradamente, mucho más de lo que un precio de equilibrio requeriría» y sugirió una política económica de impulso fiscal «decidido de la demanda».
Martín trató de quitar hierro al actual enfrentamiento y argumentó que la banca y los demandantes de crédito «están en el mismo barco y tienen los mismos intereses».
Por último, se mostró partidario de «una poda» en el sistema financiero. Matizó que aunque el sistema financiero español está sano, es precisa una reestructuración «cuanto antes mejor».
En el extremo opuesto, el presidente de la patronal de promotores, José Manuel Galindo, rebajó algo el tono de las críticas que se han entonado desde el sector y manifestó que la venta de viviendas por parte de bancos y cajas «es un lastre que tienen que liquidar» a pesar de que «no es su actividad», alertando especialmente que debe hacerse «con cautela para que no afecte a los soportes artificialmente», en relación a que pueda presionar más aún los precios a la baja.
La respuesta la encontró rápidamente, ya que el director de negocio de promotores de Caja Madrid reconoció que la entidad está vendiendo viviendas por debajo del valor de compra y en peores condiciones de financiación para la entidad que otros activos procedentes de promotores.
En lo único que ambas partes coinciden es en que están abocados a trabajar juntos y que la recuperación del empleo es el factor definitivo para superar la crisis inmobiliaria. Desde ambos bandos se duda de la efectividad del anuncio del fin de la desgravación fiscal como factor reactivador de la demanda.

Primer Salón de Oportunidades Inmobiliarias, ‘Low cost’

La feria de pisos ‘Low Cost’, un nuevo producto de Barcelona Meeting Point, se celebra en Barcelona, del 12 al 14 de junio, con el objetivo de ofrecer “las mejores ofertas a los mejores precios”.

En palabras de Enrique Lacalle, su presidente, se trata de un salón “coyuntural” que tendrá la misma duración que la crisis. En la rueda de prensa de la firma del acuerdo de participación del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Barcelona en el salón, Lacalle ha señalado que el salón tiene como objetivo dar salida con precios de oportunidad a los remanentes que tiene actualmente el sector inmobiliario en Cataluña.

El salón contará con una oferta “amplísima” con más de 135 expositores, a un precio de 3.500 euros, presentes en el pabellón 8 del recinto de Montjuïc de Fira de Barcelona, con un precio de 5 euros para los visitantes.

Lacalle ha defendido la importancia de ofrecer un salón de oportunidades con precios especiales, tal como demuestra, a su juicio, el hecho de que otras ciudades españolas y catalanas se están planteando llevar a cabo salones similares

En este sentido, ha señalado que la organización está estudiando nuevas ediciones en otras ciudades españolas, como Girona.

Asimismo, Enrique Lacalle se ha mostrado convencido del éxito del salón, que prevé que sea rentable y alcance un alto nivel de ventas, aunque no ha querido pronosticar unas cifras concretas.

Ha apuntado que no se tratará de una feria de grandes lujos sino de un salón de oportunidades que se realiza “a favor del sector” en el contexto actual, que ha calificado como “el momento de comprar”, en el que el “low cost” es una herramienta “extraordinaria”.

Más información: ADN

Primer Salón de Oportunidades Inmobiliarias, ‘Low cost’

La feria de pisos ‘Low Cost’, un nuevo producto de Barcelona Meeting Point, se celebra en Barcelona, del 12 al 14 de junio, con el objetivo de ofrecer “las mejores ofertas a los mejores precios”.

En palabras de Enrique Lacalle, su presidente, se trata de un salón “coyuntural” que tendrá la misma duración que la crisis. En la rueda de prensa de la firma del acuerdo de participación del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Barcelona en el salón, Lacalle ha señalado que el salón tiene como objetivo dar salida con precios de oportunidad a los remanentes que tiene actualmente el sector inmobiliario en Cataluña.

El salón contará con una oferta “amplísima” con más de 135 expositores, a un precio de 3.500 euros, presentes en el pabellón 8 del recinto de Montjuïc de Fira de Barcelona, con un precio de 5 euros para los visitantes.

Lacalle ha defendido la importancia de ofrecer un salón de oportunidades con precios especiales, tal como demuestra, a su juicio, el hecho de que otras ciudades españolas y catalanas se están planteando llevar a cabo salones similares

En este sentido, ha señalado que la organización está estudiando nuevas ediciones en otras ciudades españolas, como Girona.

Asimismo, Enrique Lacalle se ha mostrado convencido del éxito del salón, que prevé que sea rentable y alcance un alto nivel de ventas, aunque no ha querido pronosticar unas cifras concretas.

Ha apuntado que no se tratará de una feria de grandes lujos sino de un salón de oportunidades que se realiza “a favor del sector” en el contexto actual, que ha calificado como “el momento de comprar”, en el que el “low cost” es una herramienta “extraordinaria”.

Más información: ADN

SIMA de Madrid: Bancos frente a Promotores

La tradicional amistad entre bancos y promotores ha dado paso a un conflicto de intereses derivado del cambio de roles que se ha producido en la escena inmobiliaria. El sector financiero se queja de que ha tenido que cambiar deuda por pisos para evitar que los ratios de morosidad se disparen aún más. Los promotores subrayan, por su parte, que las viviendas que venden los bancos suponen una competencia desleal tanto en precio como en ventajas de financiación.

Las dos partes se han visto las caras en la Conferencia Inmobiliaria que precede tradicionalmente al Salón Inmobiliario de Madrid y, desde el primer momento, han dejado claras las posturas, según informa el Diario ABC.

La banca, en boca del presidente de su patronal, Miguel Martín, asegura que sólo cuando se aleje el «fantasma» de un derrumbe de los precios inmobiliarios podrá restablecerse la normalidad en la concesión de hipotecas.

Complementariamente, recordó que debería «evitarse que el precio de los activos se degrade exageradamente, mucho más de lo que un precio de equilibrio requeriría» y sugirió una política económica de impulso fiscal «decidido de la demanda».

Martín trató de quitar hierro al actual enfrentamiento y argumentó que la banca y los demandantes de crédito «están en el mismo barco y tienen los mismos intereses».  Por último, se mostró partidario de «una poda» en el sistema financiero. Matizó que aunque el sistema financiero español está sano, es precisa una reestructuración «cuanto antes mejor».

En el extremo opuesto, el presidente de la patronal de promotores, José Manuel Galindo, rebajó algo el tono de las críticas que se han entonado desde el sector y manifestó que la venta de viviendas por parte de bancos y cajas «es un lastre que tienen que liquidar» a pesar de que «no es su actividad», alertando especialmente que debe hacerse «con cautela para que no afecte a los soportes artificialmente», en relación a que pueda presionar más aún los precios a la baja.

La respuesta la encontró rápidamente, ya que el director de negocio de promotores de Caja Madrid reconoció que la entidad está vendiendo viviendas por debajo del valor de compra y en peores condiciones de financiación para la entidad que otros activos procedentes de promotores.

En lo único que ambas partes coinciden es en que están abocados a trabajar juntos y que la recuperación del empleo es el factor definitivo para superar la crisis inmobiliaria. Desde ambos bandos se duda de la efectividad del anuncio del fin de la desgravación fiscal como factor reactivador de la demanda.