Archivos sobre ‘renta 2016’

Renta 2016: cuentas y depósitos en el extranjero

Lunes, 8 de mayo de 2017

renta-2016

Los depósitos y las cuentas en el extranjero son cada vez más accesible para los ahorradores españoles. Un par de clics y una transferencia bastan para superar los cientos de quilómetros que separan España de los bancos radicados en Francia, Malta, Alemania o Portugal. Los depósitos españoles son de los peor pagados de Europa, según las estadísticas del BCE, por lo que no es de extrañar que muchos ahorradores hayan decidido cruzar la frontera en busca de productos de ahorro más rentables. Pero ¿cómo se declaran este tipo de activos radicados fuera de España? ¿Se debe informar a la Agencia Tributaria? ¿Y al Banco de España? El comparador de cuentas y depósitos HelpMyCash.com nos saca de dudas.

Mismo tratamiento fiscal que en España

Ahora que estamos inmersos en plena campaña de la renta, ha llegado el momento de tributar y saldar cuentas con Hacienda. Los intereses procedentes de bancos radicados en el extranjero se consignarán en la casilla 22 de la declaración de la renta de 2016, referente a los intereses de cuentas, depósitos y activos financieros en general, y se integrarán en la base imponible del ahorro como rendimientos del capital mobiliario. Se tendrán que anotar los intereses brutos y sumarlos a los procedentes de las cuentas y de los depósitos españoles, que también se apuntan en esta casilla.

Hacienda grava por igual los rendimientos provenientes de cuentas y depósitos españoles y extranjeros, que reciben el mismo tratamiento fiscal: los primeros 6.000 euros tributan al 19%, los siguientes 44.000 euros al 21 % y a partir de 50.000, al 23 %.

Evitar la doble imposición

Si nuestros activos están en un país que tenga un convenio de doble imposición con España, podremos evitar pagar impuestos dos veces por las mismas rentas. Para ello, debemos indicar al banco que no aplique ningún tipo de retención sobre las rentas obtenidas, ya que se procederá a liquidar el impuesto correspondiente en España. Luego, sólo tendremos que informar de los intereses brutos obtenidos y pagar el impuesto correspondiente.

¿Y si el banco extranjero ya ha aplicado retenciones?

Si el banco en el que están radicados las cuentas y los depósitos aplica retenciones sobre los intereses, podemos evitar la doble imposición. A la hora de presentar la declaración, las retenciones que ya hayan sido practicadas deberán anotarse en la casilla 533, relativa a la deducción por doble imposición internacional, por razón de las rentas obtenidas y gravadas en el extranjero.

La deducción por doble imposición internacional está pensada para que las rentas obtenidas fuera no estén sujetas al pago del IRPF en España y al pago de un impuesto análogo en el extranjero. Por ello, el contribuyente se deducirá la menor de las dos cantidades siguientes en el caso de que el banco extranjero ya haya gravado las rentas: el importe efectivo de lo satisfecho en el extranjero o el resultado de aplicar el tipo medio efectivo de gravamen a la parte de base liquidable gravada en el extranjero.

¿Es obligatorio informar a la Agencia Tributaria y al BdE?

Será indispensable informar a la AEAT mediante la presentación del Modelo 720 de la tenencia de cuentas y depósitos situados en el extranjero cuando el saldo en su conjunto supere los 50.000 euros, independientemente de las entidades entre las que se tenga repartido el dinero.El plazo para presentar la declaración informativa sobre bienes y derechos situados en el extranjero (Modelo 720) a la Agencia Tributaria coincide con el primer trimestre del año. Este año el plazo fue desde el 1 de enero hasta el 31 de marzo.

Caso aparte es la presentación de la Encuesta sobre Transacciones Exteriores (ETE) al Banco de España, mucho menos común, ya que el importe de las transacciones o inversiones realizadas en el exterior deberá superar el millón de euros para que sea obligatorio informar al BdE.

La Agencia Tributaria ha abonado ya 1.041 millones de euros

Lunes, 24 de abril de 2017

renta-2016La agilización en las devoluciones durante las primeras semanas de campaña que está permitiendo ‘RENTA WEB’, la herramienta universal que ofrece la Agencia para la gestión de todas las declaraciones, se puede apreciar también al comparar las devoluciones pagadas en la presente campaña con igual día de la campaña de hace dos años, en la cual los contribuyentes aún no contaban con RENTA WEB para hacer su declaración. Así, se han realizado un 5,7% más de devoluciones que entonces.

En estos momentos, son más de 4.458.000 los contribuyentes que ya han navegado por RENTA WEB y 2.436.000 los contribuyentes que han presentado su declaración, lo que supone un crecimiento del 1,8%. Las declaraciones con solicitud de devolución suman casi 2.165.000 (+0,33%), mientras que aquellas con resultado a ingresar totalizan casi 216.000, con un incremento del 24%.

Está previsto que en la presente campaña se presenten 19.750.000 declaraciones, lo que supone un nuevo incremento en el número de declarantes de IRPF tras el registrado en las últimas campañas. Se prevé que den derecho a devolución un total de 14.775.000 declaraciones, por importe de 11.198 millones de euros, mientras que se espera que 4.175.000 declaraciones salgan con resultado a ingresar, por importe de 8.537 millones de euros.

Desde el primer día de campaña, el pasado 5 de abril, no sólo está abierta la posibilidad de presentar las declaraciones por internet y la atención telefónica, sino también la presentación de declaraciones impresas a través de las entidades colaboradoras.

El plazo de presentación , tanto para las declaraciones a ingresar como para aquellas con resultado a devolver. No obstante, en las declaraciones a ingresar, si se opta por realizar el pago mediante domiciliación bancaria el plazo de presentación abarcará hasta el 26 de junio. La campaña presencial comenzará el 11 de mayo, al igual que la asistencia en oficinas.

¿Cómo tributa la devolución de las cláusulas suelo?

Martes, 4 de abril de 2017

renta-declaracionLas últimas sentencias sobre las cláusulas suelo, que obligan a las entidades financieras a la devolución de lo cobrado de más a los clientes y que implican la retroactividad total de aquellas consideras abusivas, también tendrá sus repercusiones en la declaración de la renta.

Como concepto general, las cantidades devueltas y los intereses de demora no se integran en la base imponible, por lo que no hay que incluirlos en la declaración de la renta. Pero existen distintos supuestos en los que sí hay que proceder a una regularización fiscal:

-Si el contribuyente se hubiera beneficiado en su momento de una deducción por inversión en vivienda habitual o deducciones autonómicas, deberá regularizar su situación fiscal con el Ministerio de Hacienda devolviendo el exceso de deducción por vivienda en el IRPF, perdiendo así el derecho a la deducción.

A estos efectos, si el dinero se hubiera percibido en 2016, se regularizará la situación fiscal en la declaración de la renta 2016, que se presenta entre abril y junio de este año, sin necesidad de realizar una declaración complementaria, y únicamente para los cuatro últimos ejercicios no prescritos.

En el caso de que el dinero se reciba en 2017, la regularización de las cantidades deducidas por adquisición de vivienda se realizará en la declaración del año 2017 (que se presentará en abril, mayo y junio de 2018) y afectará, con carácter general, a las deducciones del año 2013, 2014, 2015 y 2016, los ejercicios no prescritos.

- En el supuesto de que el contribuyente hubiera incluido, en declaraciones de años anteriores, los importes ahora percibidos como gasto deducible (capital inmobiliario o actividad económica), estos perderán tal consideración, debiendo presentarse declaraciones complementarias de los correspondientes ejercicios, pero sin sanción ni intereses de demora ni recargo alguno.

En el caso de que los clientes no reciben las cantidades en metálico, sino que la entidad alcanza un acuerdo con él para reducir las cuotas de la hipoteca, no habrá que devolver el exceso de la deducción por vivienda.

Por lo que se refiere a los intereses de demora a recibir del banco a modo de compensación por el período transcurrido, Hacienda decidió que quedaran exentos de tributar, por lo que tampoco habrá obligación de incluirlos en la declaración.