Archivos sobre ‘hipoteca tipo fijo’

La comisión de las hipotecas fijas que no conoces

Lunes, 8 de mayo de 2017

1443200059_690611_1443200244_noticia_normal

Las hipotecas a tipo fijo son una de las opciones financieras más atractivas del momento para la compra de una vivienda. Sus bajos tipos de interés ofrecen la tranquilidad al consumidor de pagar siempre una misma cuota asequible y sin sorpresas. Sin embargo, este modelo financiero cuenta con una comisión que penaliza la amortización y la cancelación anticipada de la deuda: la comisión de riesgo por tipo de interés. Desde el comparador de hipotecas HelpMycash.com nos explican las claves de esta comisión.

¿Qué es la comisión de riesgo por tipo de interés?

Es una comisión totalmente lícita que las entidades establecen en los contratos hipotecarios a tipo fijo para protegerse de las posibles bajadas de los tipos de interés.

Además de en los préstamos hipotecarios a interés fijo, la comisión por riesgo de tipo de interés también está presente en todas las hipotecas variables con periodos de revisión superiores a un año y en las hipotecas mixtas en el periodo a tipo fijo de la financiación.

La comisión se hace efectiva cuando amortizamos anticipadamente total o parcialmente la deuda o cuando subrogamos la hipoteca a otra entidad. Este pago es complementario al de las posibles comisiones de amortización o subrogación si se encuentran en el contrato. Es decir si cambiamos de banco una hipoteca fija y tenemos comisión por subrogación tendremos que afrontar el pago de ambas comisiones: subrogación y riesgo por tipo de interés.

El coste de esta comisión no está limitado por ley, pero suele ser elevado. Normalmente de hasta el 5,5 %.

La comisión protege al banco de las bajadas del tipo de interés

El motivo principal por el que se incluye la comisión de riesgo por tipo de interés en los préstamos hipotecarios a tipo fijo es proteger a la entidad ante una posible pérdida en la cancelación anticipada de la deuda.

Según el Banco de España, las entidades sufren pérdidas si el desistimiento se produce en un periodo en el que los tipos de interés se encuentran más bajos que en el momento de la contratación de la hipoteca. De esta forma, si amortizamos o subrogamos el préstamo en un periodo en el que los tipos se encuentran más altos no deberíamos afrontar este pago, puesto que no supondría pérdidas para la entidad.

Sin embargo, en la práctica es complicado que podamos conocer si el desistimiento provoca pérdidas o no a la entidad, por lo que prácticamente siempre tendremos que abonar su pago.

Preguntas antes de contratar una hipoteca

Miércoles, 8 de marzo de 2017

la-banca-vuelve-a-las-andadas-hipotecas-al-100-mas-gastos-pero-solo-para-clientes-vipTras unos años estanco, vuelven los movimientos en el mercado inmobiliario. Tanto para quien adquiere su primera residencia como para quien quiere invertir. Un Euríbor marcando mínimos históricos (cerró febrero al -0,106%), precios que si bien se están recuperando no llegan a cotas pasadas y la baja rentabilidad de productos de ahorro han hecho que poco a poco la compraventa de pisos se esté recuperando.

Y la gran mayoría de las personas, para poderse hacer con un inmueble, necesitan contratar una hipoteca. Expertos del comparador de productos financieros CrediMarket responden a seis preguntas sobre los préstamos hipotecarios.

¿A tipo fijo o variable?

Depende del perfil del contratante, si prefiere tener la tranquilidad de saber qué va a pagar en cada momento o si no le importa que las cuotas cambien. En España, históricamente, el porcentaje de hipotecas registradas a interés fijo era casi anecdótico. Pero de un tiempo a esta parte ha crecido de forma exponencial y ahora casi 4 de cada 10 lo son.

En ellas, la principal ventaja es que las cuotas se mantienen inalterables durante toda la

vida del préstamo, pase lo que pase con los tipos de interés, los mercados… Mientras que en las variables las cuotas serán diferentes, según evolucione el tipo de referencia, el Euríbor en la gran mayoría de las que se registran en España.

Por contra, siempre se ha considerado que las hipotecas a tipo fijo resultan más caras que las variables, algo que se mantiene a día de hoy, y más si se tienen en cuenta los niveles negativos del Euríbor. Con todo, los intereses de las hipotecas a tipo fijo también están más bajos que nunca.

Así, a corto y medio plazo, las cuotas serán más caras que en una variable pero si algún día el Euríbor se recupera y se establece por encima del 1%, podrán resultar más económicas.

Comisiones

El objetivo es que sean las mínimas posible. Las hay de apertura, subrogación, novación, amortización parcial o total… Y pueden variar en función del tipo de hipoteca: a tipo fijo o variable.

En cualquier caso, hay que prestar especial atención a aquellas que se aplican si se produce un cambio en las características del préstamo, por si más adelante interesara

cambiar las condiciones del mismo.

Importe solicitado

A día de hoy, lo más habitual (a no ser que se compre un piso de una inmobiliaria bancaria), es que las entidades financien hasta el 80% del valor de tasación o de compraventa del inmueble. Esto es, se debe tener al menos el 20% del valor de la vivienda, más los gastos asociados a la apertura del préstamo y que pueden llegar a ser del 10% del valor de la compraventa.

Plazo

Cuanto mayor sea el plazo, más baja será la cuota pero al final del préstamo se habrán abonado más intereses. Lo más común a día de hoy es que se puedan contratar a un máximo de 20 años en las hipotecas a interés fijo o a 30 en las variables.

Contratación de productos

Las entidades bancarias asocian la contratación de otros productos de la entidad con una rebaja en los intereses: a más productos vinculados, menor diferencial. Y estos son libres, no hay ningún máximo al respecto, según indica la Guía del préstamo hipotecario del Banco de España. Pueden ser domiciliar la nómina y varios recibos, contratar seguros (de vida, de hogar…), planes de pensiones, tarjetas de crédito y débito… Con todo, no hay que dejarse cegar por las rebajas a través de las vinculaciones yreflexionar antes de asumirlas para ver si se va a poder cumplir con las condiciones que indican ya que a las veces llevan asociados unos mínimos de consumo o unas aportaciones mínimas.

Así, estudiar si se va a poder cumplir con el uso determinado con las tarjetas o la aportación anual que requiera el plan de pensiones. También, calcular el coste de los seguros. Puede darse el caso que contratarlos en una compañía de externa sea más económico que en la entidad, incluido el descuento en el diferencial.

Operativa de la entidad

Un aspecto a considerar, antes de contratar una hipoteca, es si la entidad con la que se va a suscribir, cumple con nuestras expectativas y necesidades. Si somos clientes de oficina, cuál es su red de sucursales y si éstas están en nuestra área de influencia (trabajo, hogar…); si se utilizan los cajeros, cómo los tienen dispuestos…