Archivos sobre ‘desgravaciones’

Renta 2016, tributación viviendas

Martes, 2 de mayo de 2017

renta 2016Aún quedan dos meses, hasta el 30 de junio de 2017, para que se cierre el plazo de presentación de la declaración de la renta del ejercicio fiscal de 2016 y son muchas las dudas que suelen planear en torno a las deducciones relacionadas con la vivienda. El comparador de hipotecas HelpMyCash.com nos informa sobre las que podemos lograr ya sea por vivienda habitual, vacacional o de alquiler.

Desgravaciones por vivienda habitual

Si somos propietarios de una vivienda utilizada como residencia habitual, tendremos que hacerla aparecer en nuestra declaración de la renta, incluyendo el porcentaje de titularidad, aunque no genere rentas.

Aquellos contribuyentes que tengan un préstamo hipotecario en curso firmado antes de 2013, podrán desgravarse hasta un 15 % del capital amortizado de la hipoteca, con un máximo de 9.040 euros. Es decir, podrán reducir sus impuestos en un máximo de 1.356 euros.

Tributación de la segunda residencia

Si disponemos de una segunda residencia en propiedad, aunque no genere rendimientos del capital inmobiliario, tendremos que hacerla figurar en nuestra declaración, tributando al 2 % en la base general sobre su valor catastral.

Si estos inmuebles, al no ser viviendas habituales, han sido arrendados durante un periodo de tiempo, por ejemplo sólo los primeros 4 meses del ejercicio fiscal, la imputación de renta se presentará por los 8 últimos meses, puesto que los primeros 4 meses generaron rendimientos del capital inmobiliario.

Tributación de la venta de la vivienda

Si durante el ejercicio fiscal de 2016 llevamos a cabo la venta de una vivienda, tendremos que tributar por dicha operación en la base imponible del ahorro del IRPF siempre que esta nos haya generado una plusvalía (que hayamos vendido por más dinero del que compramos).

Cabe añadir que esto está suponiendo un problema con la hacienda local, ya que para el valor de compra se utiliza el valor de catastro, que en numerosas ocasiones lleva mucho tiempo desactualizado y hace simular que la venta ha generado beneficios, cuando en realidad no lo ha hecho.

Igualmente, la ganancia patrimonial que hubiera habido, ha de ser declarada en el ejercicio de este año al 19 % para ganancias de hasta 6.000 euros, al 21 % para ganancias de entre 6.000 y 24.000 y al 24 % para ganancias superiores a los 24.000 euros. La buena noticia es que con la nueva reforma fiscal si se da una pérdida de patrimonio, no tendremos que tributar por este concepto.

Por otra parte, podemos señalar algunos casos en los que no será necesario tributar por este concepto, como por ejemplo las personas mayores de 65 años o las personas que reinviertan el dinero de la venta de la vivienda en la compra de otra.

Cómo tributan los inmuebles alquilados

Si disponemos de una vivienda en propiedad que hemos puesto en alquiler, esta nos habrá generado unos intereses que deberán ser gravados en la base general por la diferencia entre ingresos y gastos deducibles. En el alquiler de vivienda, al rendimiento neto se le aplica una reducción del 60 %.

Por otra parte, si somos inquilinos en lugar de propietarios, podremos desgravarnos el 10,05 % de las cantidades abonadas en concepto de alquiler, siempre y cuando se trate de nuestra vivienda habitual y su base imponible sea menor a 24.107,20 euros. Para poder aprovechar esta rebaja tributaria nuestro contrato de alquiler debe haber sido firmado antes del 1 de enero de 2015.

Novedades fiscales en vivienda para 2017

Las novedades fiscales para el presente ejercicio fiscal afectan en particular a Cataluña, ya que el Govern tiene previsto recaudar hasta 181,3 millones de euros mediante la supresión de la deducción del 1,5 % por compra de vivienda habitual anterior a julio de 2011, para rentas superiores a los 30.000 euros.

También ha tenido lugar una modificación del impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados que pasa del 10 % al 11 % para compras de inmuebles de más de un millón de euros.

Promotores piden concentrar la desgravación por compra de VPO

Lunes, 25 de abril de 2011

La Asociación Española de Promotores Públicos de Vivienda y Suelo (AVS) ha propuesto al Gobierno estudiar fórmulas para que las desgravaciones por compra de vivienda protegida (VPO) sean mayores durante los primeros cinco años para compensar la eliminación de la ayuda directa (AEDE).

Ésta es una de las propuestas desplegadas por el presidente de la organización, Francesc Villanueva, ante el ministro de Fomento, José Blanco, durante la primera reunión de la Comisión de Trabajo para el Impulso del Sector Inmobiliario, del pasado 14 de abril.

Sólo las rentas inferiores a 17.000 se pueden beneficiar íntegramente de la desgravación fiscal desde el pasado mes de enero. Entre los 17.000 euros y los 24.000 euros anuales, la desgravación se va reduciendo de forma progresiva, y por encima de este límite desaparece.

Así, las rentas más bajas se pueden seguir beneficiando de este incentivo, no así de la ayuda directa para la compra de vivienda protegida, que fue eliminada en diciembre del pasado año con la reformulación del Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012 para recortar el gasto público en materia de vivienda.

Según los promotores públicos, tras este recorte el esfuerzo económico a realizar durante los primeros cinco años de la compra de una vivienda protegida tanto de régimen general como de régimen especial, se ha incrementado en cerca de un 10% para las rentas inferiores a 2,5 veces el Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples (Iprem) (el equivalente a unos ingresos de alrededor de 1.330 euros mensuales) y del 6% para aquellos con rentas de entre 2,5 y 3,5 veces el Iprem (en torno a 1.860 euros mensuales).

“El acceso a la vivienda se ha visto seriamente perjudicado para estos tramos de renta”, según los promotores públicos, que, por ello, creen que este recorte podría compensarse concentrando una parte de la deducción por vivienda en los primeros cinco años de pago de la vivienda. Pasados estos años, explican, podría reducirse progresivamente la desgravación a partir de ese año.

Otras de las propuestas de AVS es la reducción del IVA del 8% al 4% en el caso de la vivienda protegida de régimen general o establecer una clasificación del riesgo para estas viviendas diferente al de la vivienda libre, ya que presentan menores ratios de morosidad. Además, los promotores públicos han planteado al Gobierno la necesaria revisión de los parámetros de ayuda a la vivienda protegida.

La vivienda, una fuente de bondades fiscales

Martes, 30 de noviembre de 2010

Un contribuyente medio podría ahorrarse al menos 1.400 euros en su declaración de la renta del próximo 2010 si aprovecha, antes de que finalice el año, las ventajas fiscales derivadas de algunas de las desgravaciones que juegan a su favor, según las estimaciones realizadas por los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) a partir de los últimos datos medios disponibles del IRPF.

A pesar de que este año concurren algunas peculiaridades que afectan a los “trucos” fiscales más habituales para ahorrar en la declaración, la medida más efectiva para “redondear la factura final” continúa siendo la compra de vivienda habitual, su rehabilitación o la apertura de una cuenta vivienda, seguidas de las aportaciones a los planes de pensiones, las donaciones y otras menos frecuentes como las cuotas de carácter político o sindical.

Según Gestha, lo más importante a tener en cuenta para rebajar la factura fiscal es que a finales de año desaparecerá la desgravación por compra de vivienda para todos aquellos que aún no hayan comprado una y que declaren unos ingresos por encima de 24.107 euros anuales. Quienes ganen menos de 17.707 podrán desgravarse, mientras que aquellos con unos ingresos situados en el intervalo entre esos dos importes gozarán, por el contrario, de menos deducciones que con la normativa anterior.

De este modo, los contribuyentes que compren su vivienda habitual a partir de 2011, aunque perciban menos de 17.707 euros verán mermadas sus rebajas a partir del año en que superen esos ingresos, y perderán completamente la desgravación en el momento en que declaren más de 24.107 euros anuales.

Las deducciones por la apertura de una cuenta vivienda también podrán utilizarse este año, ya que se ha aprobado una enmienda socialista al proyecto de presupuestos del Estado para 2011. Según ésta, los contribuyentes que dispongan de una de estas cuentas no perderán el derecho a las deducciones practicadas hasta el 31 de diciembre de 2010, siempre y cuando destinen ese saldo exclusivamente a la primera adquisición o rehabilitación de su vivienda habitual, sea cual sea su nivel de ingresos. A partir de 2011 las cuentas vivienda también contarán con las mismas limitaciones según el nivel de ingresos que la desgravación por compra de vivienda.

En conjunto, Gestha calcula que el ahorro medio por inversión en la compra de la vivienda habitual bajo la normativa aún vigente oscila entre los 800 y 1.200 euros, según la cuantía invertida, con un ahorro medio nada desdeñable de 816 euros.

Invertir en la jubilación
Otra de las “formas más populares” para restar en la declaración de la renta es la aportación a planes de pensiones, que un año más mantienen una deducción que oscila entre el 30% del rendimiento del trabajo y actividades económicas para menores de 50 años, y el 50% para quienes superen esta edad -con unos límites de 10.000 y 12.500 euros, respectivamente. Concretamente, los planes de pensiones permiten un ahorro medio de 384 euros, que pueden oscilar entre los 200 y los 3.500 euros dependiendo de las características de cada contribuyente.

La aplicación de únicamente estas dos medidas ya ofrecería un ahorro de entre 1.000 y 4.700 euros, con una reducción media de unos 1.200 euros.

Obras y reformas rápidas
Los Técnicos aconsejan también para reducir la factura fiscal animarse a hacer reformas en la vivienda como el cerramiento de una terraza, un balcón o un patio interior, con un límite deducible de 9.015 euros anuales. La reforma, que debe hacerse como ampliación de superficie o consolidación de estructuras, fachadas y cubiertas, debe tener un coste global que supere el 25% del precio de adquisición o de mercado en el momento de efectuarla, descontado el valor del suelo, u obtener la calificación de actuación protegida.

Además, desde mediados de abril de este año se ha comenzado a aplicar una nueva deducción del 10% por obras de mejora de la vivienda habitual, aunque es incompatible con la deducción por inversión en vivienda habitual para las mismas cantidades, aunque se puede aprovechar en los casos en que no se cumplan los requisitos de la deducción por inversión en vivienda por los contribuyentes con ingresos hasta 53.007,20 euros anuales, aunque la deducción va disminuyendo desde los 33.007,20 euros de ingresos al año. Además estas obras soportan el tipo reducido del IVA.

Esta deducción es aplicable tanto en la vivienda habitual como en el edificio en que se encuentre, para las obras realizadas entre el 14 de abril de este año y el 31 de diciembre de 2012 dirigidas a mejorar la eficiencia energética, las cubiertas y la estanqueidad, el saneamiento, el acceso a Internet y a la TDT, las instalaciones de electricidad, agua o gas, la adaptación de la vivienda a discapacitados, o la mejora de la accesibilidad.

Otros trucos muy prácticos
Estas medidas, las más populares entre los contribuyentes, se complementan con otra serie de medidas menos conocidas pero también muy eficaces para aligerar la declaración de Hacienda. Es el caso de los aficionados a la Bolsa que materialicen las pérdidas generadas por fondos de inversión, acciones o derivados financieros; minusvalías que pueden servir para compensar las ganancias obtenidas en otras operaciones bursátiles sin que importe el periodo de generación de las mismas.

Por su parte, quienes opten por abrir una cuenta ahorro-empresas podrán obtener una deducción fiscal del 15% a las aportaciones que realicen, siempre y cuando se constituya una Sociedad Limitada Nueva Empresa en un plazo de cuatro años, bajo un límite anual de desgravación de 9.000 euros.

También existen otros métodos para incrementar las desgravaciones aplicables. Este es el caso, por ejemplo, de los donativos a ONGs, las aportaciones a partidos políticos o el pago de cuotas a sindicatos, unas actividades que pueden reducir entre 110 y 629 euros la declaración de la renta, con un ahorro medio de unos 218 euros.

La vivienda, una fuente de bondades fiscales

Martes, 30 de noviembre de 2010

Un contribuyente medio podría ahorrarse al menos 1.400 euros en su declaración de la renta del próximo 2010 si aprovecha, antes de que finalice el año, las ventajas fiscales derivadas de algunas de las desgravaciones que juegan a su favor, según las estimaciones realizadas por los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) a partir de los últimos datos medios disponibles del IRPF.

A pesar de que este año concurren algunas peculiaridades que afectan a los “trucos” fiscales más habituales para ahorrar en la declaración, la medida más efectiva para “redondear la factura final” continúa siendo la compra de vivienda habitual, su rehabilitación o la apertura de una cuenta vivienda, seguidas de las aportaciones a los planes de pensiones, las donaciones y otras menos frecuentes como las cuotas de carácter político o sindical.

Según Gestha, lo más importante a tener en cuenta para rebajar la factura fiscal es que a finales de año desaparecerá la desgravación por compra de vivienda para todos aquellos que aún no hayan comprado una y que declaren unos ingresos por encima de 24.107 euros anuales. Quienes ganen menos de 17.707 podrán desgravarse, mientras que aquellos con unos ingresos situados en el intervalo entre esos dos importes gozarán, por el contrario, de menos deducciones que con la normativa anterior.

De este modo, los contribuyentes que compren su vivienda habitual a partir de 2011, aunque perciban menos de 17.707 euros verán mermadas sus rebajas a partir del año en que superen esos ingresos, y perderán completamente la desgravación en el momento en que declaren más de 24.107 euros anuales.

Las deducciones por la apertura de una cuenta vivienda también podrán utilizarse este año, ya que se ha aprobado una enmienda socialista al proyecto de presupuestos del Estado para 2011. Según ésta, los contribuyentes que dispongan de una de estas cuentas no perderán el derecho a las deducciones practicadas hasta el 31 de diciembre de 2010, siempre y cuando destinen ese saldo exclusivamente a la primera adquisición o rehabilitación de su vivienda habitual, sea cual sea su nivel de ingresos. A partir de 2011 las cuentas vivienda también contarán con las mismas limitaciones según el nivel de ingresos que la desgravación por compra de vivienda.

En conjunto, Gestha calcula que el ahorro medio por inversión en la compra de la vivienda habitual bajo la normativa aún vigente oscila entre los 800 y 1.200 euros, según la cuantía invertida, con un ahorro medio nada desdeñable de 816 euros.

Invertir en la jubilación
Otra de las “formas más populares” para restar en la declaración de la renta es la aportación a planes de pensiones, que un año más mantienen una deducción que oscila entre el 30% del rendimiento del trabajo y actividades económicas para menores de 50 años, y el 50% para quienes superen esta edad -con unos límites de 10.000 y 12.500 euros, respectivamente. Concretamente, los planes de pensiones permiten un ahorro medio de 384 euros, que pueden oscilar entre los 200 y los 3.500 euros dependiendo de las características de cada contribuyente.

La aplicación de únicamente estas dos medidas ya ofrecería un ahorro de entre 1.000 y 4.700 euros, con una reducción media de unos 1.200 euros.

Obras y reformas rápidas
Los Técnicos aconsejan también para reducir la factura fiscal animarse a hacer reformas en la vivienda como el cerramiento de una terraza, un balcón o un patio interior, con un límite deducible de 9.015 euros anuales. La reforma, que debe hacerse como ampliación de superficie o consolidación de estructuras, fachadas y cubiertas, debe tener un coste global que supere el 25% del precio de adquisición o de mercado en el momento de efectuarla, descontado el valor del suelo, u obtener la calificación de actuación protegida.

Además, desde mediados de abril de este año se ha comenzado a aplicar una nueva deducción del 10% por obras de mejora de la vivienda habitual, aunque es incompatible con la deducción por inversión en vivienda habitual para las mismas cantidades, aunque se puede aprovechar en los casos en que no se cumplan los requisitos de la deducción por inversión en vivienda por los contribuyentes con ingresos hasta 53.007,20 euros anuales, aunque la deducción va disminuyendo desde los 33.007,20 euros de ingresos al año. Además estas obras soportan el tipo reducido del IVA.

Esta deducción es aplicable tanto en la vivienda habitual como en el edificio en que se encuentre, para las obras realizadas entre el 14 de abril de este año y el 31 de diciembre de 2012 dirigidas a mejorar la eficiencia energética, las cubiertas y la estanqueidad, el saneamiento, el acceso a Internet y a la TDT, las instalaciones de electricidad, agua o gas, la adaptación de la vivienda a discapacitados, o la mejora de la accesibilidad.

Otros trucos muy prácticos
Estas medidas, las más populares entre los contribuyentes, se complementan con otra serie de medidas menos conocidas pero también muy eficaces para aligerar la declaración de Hacienda. Es el caso de los aficionados a la Bolsa que materialicen las pérdidas generadas por fondos de inversión, acciones o derivados financieros; minusvalías que pueden servir para compensar las ganancias obtenidas en otras operaciones bursátiles sin que importe el periodo de generación de las mismas.

Por su parte, quienes opten por abrir una cuenta ahorro-empresas podrán obtener una deducción fiscal del 15% a las aportaciones que realicen, siempre y cuando se constituya una Sociedad Limitada Nueva Empresa en un plazo de cuatro años, bajo un límite anual de desgravación de 9.000 euros.

También existen otros métodos para incrementar las desgravaciones aplicables. Este es el caso, por ejemplo, de los donativos a ONGs, las aportaciones a partidos políticos o el pago de cuotas a sindicatos, unas actividades que pueden reducir entre 110 y 629 euros la declaración de la renta, con un ahorro medio de unos 218 euros.

La vivienda, una fuente de bondades fiscales

Martes, 30 de noviembre de 2010

Un contribuyente medio podría ahorrarse al menos 1.400 euros en su declaración de la renta del próximo 2010 si aprovecha, antes de que finalice el año, las ventajas fiscales derivadas de algunas de las desgravaciones que juegan a su favor, según las estimaciones realizadas por los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) a partir de los últimos datos medios disponibles del IRPF.

A pesar de que este año concurren algunas peculiaridades que afectan a los “trucos” fiscales más habituales para ahorrar en la declaración, la medida más efectiva para “redondear la factura final” continúa siendo la compra de vivienda habitual, su rehabilitación o la apertura de una cuenta vivienda, seguidas de las aportaciones a los planes de pensiones, las donaciones y otras menos frecuentes como las cuotas de carácter político o sindical.

Según Gestha, lo más importante a tener en cuenta para rebajar la factura fiscal es que a finales de año desaparecerá la desgravación por compra de vivienda para todos aquellos que aún no hayan comprado una y que declaren unos ingresos por encima de 24.107 euros anuales. Quienes ganen menos de 17.707 podrán desgravarse, mientras que aquellos con unos ingresos situados en el intervalo entre esos dos importes gozarán, por el contrario, de menos deducciones que con la normativa anterior.

De este modo, los contribuyentes que compren su vivienda habitual a partir de 2011, aunque perciban menos de 17.707 euros verán mermadas sus rebajas a partir del año en que superen esos ingresos, y perderán completamente la desgravación en el momento en que declaren más de 24.107 euros anuales.

Las deducciones por la apertura de una cuenta vivienda también podrán utilizarse este año, ya que se ha aprobado una enmienda socialista al proyecto de presupuestos del Estado para 2011. Según ésta, los contribuyentes que dispongan de una de estas cuentas no perderán el derecho a las deducciones practicadas hasta el 31 de diciembre de 2010, siempre y cuando destinen ese saldo exclusivamente a la primera adquisición o rehabilitación de su vivienda habitual, sea cual sea su nivel de ingresos. A partir de 2011 las cuentas vivienda también contarán con las mismas limitaciones según el nivel de ingresos que la desgravación por compra de vivienda.

En conjunto, Gestha calcula que el ahorro medio por inversión en la compra de la vivienda habitual bajo la normativa aún vigente oscila entre los 800 y 1.200 euros, según la cuantía invertida, con un ahorro medio nada desdeñable de 816 euros.

Invertir en la jubilación
Otra de las “formas más populares” para restar en la declaración de la renta es la aportación a planes de pensiones, que un año más mantienen una deducción que oscila entre el 30% del rendimiento del trabajo y actividades económicas para menores de 50 años, y el 50% para quienes superen esta edad -con unos límites de 10.000 y 12.500 euros, respectivamente. Concretamente, los planes de pensiones permiten un ahorro medio de 384 euros, que pueden oscilar entre los 200 y los 3.500 euros dependiendo de las características de cada contribuyente.

La aplicación de únicamente estas dos medidas ya ofrecería un ahorro de entre 1.000 y 4.700 euros, con una reducción media de unos 1.200 euros.

Obras y reformas rápidas
Los Técnicos aconsejan también para reducir la factura fiscal animarse a hacer reformas en la vivienda como el cerramiento de una terraza, un balcón o un patio interior, con un límite deducible de 9.015 euros anuales. La reforma, que debe hacerse como ampliación de superficie o consolidación de estructuras, fachadas y cubiertas, debe tener un coste global que supere el 25% del precio de adquisición o de mercado en el momento de efectuarla, descontado el valor del suelo, u obtener la calificación de actuación protegida.

Además, desde mediados de abril de este año se ha comenzado a aplicar una nueva deducción del 10% por obras de mejora de la vivienda habitual, aunque es incompatible con la deducción por inversión en vivienda habitual para las mismas cantidades, aunque se puede aprovechar en los casos en que no se cumplan los requisitos de la deducción por inversión en vivienda por los contribuyentes con ingresos hasta 53.007,20 euros anuales, aunque la deducción va disminuyendo desde los 33.007,20 euros de ingresos al año. Además estas obras soportan el tipo reducido del IVA.

Esta deducción es aplicable tanto en la vivienda habitual como en el edificio en que se encuentre, para las obras realizadas entre el 14 de abril de este año y el 31 de diciembre de 2012 dirigidas a mejorar la eficiencia energética, las cubiertas y la estanqueidad, el saneamiento, el acceso a Internet y a la TDT, las instalaciones de electricidad, agua o gas, la adaptación de la vivienda a discapacitados, o la mejora de la accesibilidad.

Otros trucos muy prácticos
Estas medidas, las más populares entre los contribuyentes, se complementan con otra serie de medidas menos conocidas pero también muy eficaces para aligerar la declaración de Hacienda. Es el caso de los aficionados a la Bolsa que materialicen las pérdidas generadas por fondos de inversión, acciones o derivados financieros; minusvalías que pueden servir para compensar las ganancias obtenidas en otras operaciones bursátiles sin que importe el periodo de generación de las mismas.

Por su parte, quienes opten por abrir una cuenta ahorro-empresas podrán obtener una deducción fiscal del 15% a las aportaciones que realicen, siempre y cuando se constituya una Sociedad Limitada Nueva Empresa en un plazo de cuatro años, bajo un límite anual de desgravación de 9.000 euros.

También existen otros métodos para incrementar las desgravaciones aplicables. Este es el caso, por ejemplo, de los donativos a ONGs, las aportaciones a partidos políticos o el pago de cuotas a sindicatos, unas actividades que pueden reducir entre 110 y 629 euros la declaración de la renta, con un ahorro medio de unos 218 euros.

La vivienda, una fuente de bondades fiscales

Martes, 30 de noviembre de 2010

Un contribuyente medio podría ahorrarse al menos 1.400 euros en su declaración de la renta del próximo 2010 si aprovecha, antes de que finalice el año, las ventajas fiscales derivadas de algunas de las desgravaciones que juegan a su favor, según las estimaciones realizadas por los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) a partir de los últimos datos medios disponibles del IRPF.

A pesar de que este año concurren algunas peculiaridades que afectan a los “trucos” fiscales más habituales para ahorrar en la declaración, la medida más efectiva para “redondear la factura final” continúa siendo la compra de vivienda habitual, su rehabilitación o la apertura de una cuenta vivienda, seguidas de las aportaciones a los planes de pensiones, las donaciones y otras menos frecuentes como las cuotas de carácter político o sindical.

Según Gestha, lo más importante a tener en cuenta para rebajar la factura fiscal es que a finales de año desaparecerá la desgravación por compra de vivienda para todos aquellos que aún no hayan comprado una y que declaren unos ingresos por encima de 24.107 euros anuales. Quienes ganen menos de 17.707 podrán desgravarse, mientras que aquellos con unos ingresos situados en el intervalo entre esos dos importes gozarán, por el contrario, de menos deducciones que con la normativa anterior.

De este modo, los contribuyentes que compren su vivienda habitual a partir de 2011, aunque perciban menos de 17.707 euros verán mermadas sus rebajas a partir del año en que superen esos ingresos, y perderán completamente la desgravación en el momento en que declaren más de 24.107 euros anuales.

Las deducciones por la apertura de una cuenta vivienda también podrán utilizarse este año, ya que se ha aprobado una enmienda socialista al proyecto de presupuestos del Estado para 2011. Según ésta, los contribuyentes que dispongan de una de estas cuentas no perderán el derecho a las deducciones practicadas hasta el 31 de diciembre de 2010, siempre y cuando destinen ese saldo exclusivamente a la primera adquisición o rehabilitación de su vivienda habitual, sea cual sea su nivel de ingresos. A partir de 2011 las cuentas vivienda también contarán con las mismas limitaciones según el nivel de ingresos que la desgravación por compra de vivienda.

En conjunto, Gestha calcula que el ahorro medio por inversión en la compra de la vivienda habitual bajo la normativa aún vigente oscila entre los 800 y 1.200 euros, según la cuantía invertida, con un ahorro medio nada desdeñable de 816 euros.

Invertir en la jubilación
Otra de las “formas más populares” para restar en la declaración de la renta es la aportación a planes de pensiones, que un año más mantienen una deducción que oscila entre el 30% del rendimiento del trabajo y actividades económicas para menores de 50 años, y el 50% para quienes superen esta edad -con unos límites de 10.000 y 12.500 euros, respectivamente. Concretamente, los planes de pensiones permiten un ahorro medio de 384 euros, que pueden oscilar entre los 200 y los 3.500 euros dependiendo de las características de cada contribuyente.

La aplicación de únicamente estas dos medidas ya ofrecería un ahorro de entre 1.000 y 4.700 euros, con una reducción media de unos 1.200 euros.

Obras y reformas rápidas
Los Técnicos aconsejan también para reducir la factura fiscal animarse a hacer reformas en la vivienda como el cerramiento de una terraza, un balcón o un patio interior, con un límite deducible de 9.015 euros anuales. La reforma, que debe hacerse como ampliación de superficie o consolidación de estructuras, fachadas y cubiertas, debe tener un coste global que supere el 25% del precio de adquisición o de mercado en el momento de efectuarla, descontado el valor del suelo, u obtener la calificación de actuación protegida.

Además, desde mediados de abril de este año se ha comenzado a aplicar una nueva deducción del 10% por obras de mejora de la vivienda habitual, aunque es incompatible con la deducción por inversión en vivienda habitual para las mismas cantidades, aunque se puede aprovechar en los casos en que no se cumplan los requisitos de la deducción por inversión en vivienda por los contribuyentes con ingresos hasta 53.007,20 euros anuales, aunque la deducción va disminuyendo desde los 33.007,20 euros de ingresos al año. Además estas obras soportan el tipo reducido del IVA.

Esta deducción es aplicable tanto en la vivienda habitual como en el edificio en que se encuentre, para las obras realizadas entre el 14 de abril de este año y el 31 de diciembre de 2012 dirigidas a mejorar la eficiencia energética, las cubiertas y la estanqueidad, el saneamiento, el acceso a Internet y a la TDT, las instalaciones de electricidad, agua o gas, la adaptación de la vivienda a discapacitados, o la mejora de la accesibilidad.

Otros trucos muy prácticos
Estas medidas, las más populares entre los contribuyentes, se complementan con otra serie de medidas menos conocidas pero también muy eficaces para aligerar la declaración de Hacienda. Es el caso de los aficionados a la Bolsa que materialicen las pérdidas generadas por fondos de inversión, acciones o derivados financieros; minusvalías que pueden servir para compensar las ganancias obtenidas en otras operaciones bursátiles sin que importe el periodo de generación de las mismas.

Por su parte, quienes opten por abrir una cuenta ahorro-empresas podrán obtener una deducción fiscal del 15% a las aportaciones que realicen, siempre y cuando se constituya una Sociedad Limitada Nueva Empresa en un plazo de cuatro años, bajo un límite anual de desgravación de 9.000 euros.

También existen otros métodos para incrementar las desgravaciones aplicables. Este es el caso, por ejemplo, de los donativos a ONGs, las aportaciones a partidos políticos o el pago de cuotas a sindicatos, unas actividades que pueden reducir entre 110 y 629 euros la declaración de la renta, con un ahorro medio de unos 218 euros.

Luis Prados: “Hemos tocado fondo”

Miércoles, 10 de febrero de 2010

Tras un largo año en el que el sector inmobiliario ha pasado su particular vía crucis, el director general de Oncisa, Luis Prados, en una entrevista concedida a Euroinmo considera que ya podemos haber tocado fondo.